Casa Museo Nemesio Diéz Riega

Dic 21 2015

Casa Museo Nemesio Diéz Riega

El 2 de mayo de 2015, en Portilla de la Reina (León), tenía lugar la inauguración del Museo de Nemesio Díez Riega, uno de los empresarios hispano-mexicanos más ilustres, y un hombre que siempre ha mantenido un fuerte vínculo con la tierra que le vio nacer.

busto

Su hijo, el Licenciado don Valentín Díez Morodo, el cual ha absorbido las enseñanzas de su padre y se ha convertido en uno de los empresarios líderes y referentes en México, en compañía de su mujer Marina, la embajadora de México en España, Roberta Lajous, y  el presidente de la Junta Vecinal, Fernando Domínguez, fueron los encargados de inaugurar la nueva Casa Museo en Portilla de la Reina.

placa

 

La historia de Don Nemesio es la historia de un hombre decidido a tomar el control de su destino, un empresario que apostó por plantar cara a las decisiones que le podían venir dadas en su entorno familiar y forjar así su propio camino, un camino que ha servido para desarrollar una obra empresarial y crear más de 25.000 empleos ligados a la distribución de una de las grandes empresas cerveceras mundiales, el Grupo Modelo.

Don Nemesio nacía en el año 1909 en una familia de 8 hermanos, su destino parecía vinculado a la Iglesia, ya que sus padres habían decidido que el joven Nemesio se desplazara al Seminario de la Parroquia de la villa de Lois.

Nuestro protagonista tenía claro que ése no debía ser su futuro, y como todo emprendedor que se precie de ello, se resiste a que le escriban su futuro para iniciar (posiblemente sin saberlo entonces) una obra que hoy debe ser recordada y reconocida.

Viaje a México

Después de renegar de ese destino, a Nemesio le surge la oportunidad de embarcarse en un viaje a México de la mano de un indiano (emigrante de la tierra a las Américas) amigo de la familia. Nemesio viaja durante 1 mes cruzando el Atlántico, desde el Puerto de Santander hasta Veracruz, a donde llega a finales de agosto de 1923 a los 13 años de edad.
Allí se encuentra con un país convulso y en revolución. Pero los emprendedores son capaces de adaptarse a las más hostiles circunstancias y convertirlas en oportunidades.

Inicia su actividad profesional en la localidad mexicana de San Miguel Allende, en una casa comercializadora de productos agrícolas donde va adquiriendo un conocimiento y destreza en el comercio y todas sus variables, lo que unido a su admirable capacidad de trabajo y a su afán por ahorrar los modestos frutos de su trabajo, le permite emprender su propio negocio de granos.

En 1937, a los 14 años de su desembarco en México, Nemesio Díez funda su primera empresa, Casa Díez, S.A. en el Distrito Federal de México. Su capacidad por desarrollar un estilo muy particular en el negocio de la distribución y su acierto en el desarrollo de un negocio comercial próspero llama la atención de la Cervecería Modelo, y su entonces propietario, don Pablo Díez Fernández, otro leonés sin parentesco con don Nemesio, le ofrece asociarse con la empresa para hacerse cargo de alguna concesión de la cervecera en México.

Mientras, Nemesio Díez había tenido que diversificar su negocio de comercio de grano hacia el comercio de curtientes, todo ello debido a los controles al comercio de grano y la nacionalización de gran parte de ese negocio por parte del Estado Mexicano desde el inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Grupo Modelo

Finalmente, Nemesio aceptó en 1945 hacerse cargo de la concesión del Grupo Modelo en Toluca. Desde entonces, nuestro protagonista cambió por completo la política comercial de la compañía, fue capaz de fortalecer su fuerza de ventas, de afiliar al consumidor mexicano a esa cerveza, de acercar el producto con nuevos métodos innovadores de venta.

La legendaria Caravana Corona, éxito mundial en la presentación de un producto en todos los lugares de México, y que perduró más de 25 años (desde 1956 a 1982), consiguió de la mano de don Nemesio impulsar el producto y ganar cuota de mercado a través de una audaz campaña de promoción en la que fomentaba la presencia de artistas de distintos linajes, y ofrecía estos espectáculos a todo tipo de públicos a precios populares.

Todo el trabajo de don Nemesio fue generando cada vez más confianza en el propio Pablo Díez, el cual le fue cediendo cada vez más influencia en el Grupo Modelo.

Nemesio fue un emprendedor adelantado a su tiempo, desarrolló e innovó con nuevas estrategias comerciales y su trabajo permitió un incremento de la cuota de mercado nacional de un 29% en el año 50 a un 55% al final del pasado siglo,convirtiendo al Grupo Modelo en la primera cervecera del país y en una de las 5 más importantes del mundo.

DSC_0494

Su obra tiene un dignísimo sucesor. Su hijo, el Licenciado don Valentín Díez Morodo, hereda de su padre el incuestionable vínculo que tiene con este país, y especialmente con Castilla y León.

Don Valentín siempre está presente cuando se le pide ayuda en cuestiones de importancia o interés general para las relaciones económicas entre Castilla y León y México. Así nos lo viene demostrado año tras año, y a su generosidad a la hora de defender los intereses de empresas de Castilla y León con capital mexicano, le debemos una enorme gratitud.

Don Valentín fue capaz de hacer más grande la obra de su padre y dotó al Grupo Modelo de la asombrosa dimensión internacional que hoy tiene.
La labor de esta saga de empresarios y su vínculo con nuestra tierra debe dar más frutos en un futuro inmediato. La obra de don Nemesio Díez debe ser enseñada, recordada y valorada a todos y cada uno de los futuros emprendedores de nuestra tierra.

“Mientras viva trabajaré. Mientras lo haga, lo haré como el primer día”, sentenció Nemesio Díez Riega.

Carlos Martín Tobalina

 

Noticias relacionadas:

http://www.lanuevacronica.com/de-la-raza-de-los-suenos-cumplidos

http://www.diariodeleon.es/noticias/contraportada/portilla-mexico_975807.html

http://goo.gl/BJKoSD